El Blog de Quiros

El Drenaje Linfático: ¿Puede Provocar Metástasis?

6 julio 2021 | Opinión

¿Pueden el masaje o el drenaje linfático manual (y, en general, todas las técnicas naturales de tratamiento que traten los tejidos) provocar o empeorar un proceso cancerígeno?

¿Es culpa mía que un paciente con cáncer haya empeorado?

¿Puedo tratar a clientes que tengan o hayan tenido cáncer?

Masaje, Drenaje Linfático Manual y Cáncer

Masaje Linfatico Escuela Quiros Cancer

Siempre se ha dicho que tanto el drenaje linfático como cualquier otra manipulación manual se deben evitar en casos de cáncer incluso años después de haber acabado el tratamiento.

Se argumenta que las manipulaciones de los tejidos pueden hacer que células tumorales se desprendan del tumor originario, que viajen a través del sistema linfático o del sistema sanguíneo y que acaben estableciéndose en otro tejido ocasionando allí un nuevo proceso tumoral.

Vamos, que al hacer masaje podemos provocar que unas células que estaban recogiditas en su tumor podrían ir a otro sitio y crear allí otro cáncer, es decir, producir metástasis. Y que lo hagan por nuestra culpa.

Es decir, siempre se ha dicho ni se debe tratar a alguien que tenga cáncer, esté o no en tratamiento, ni a alguien que lo haya tenido hasta que, años después del diagnóstico, haya recibido el alta.

Pero, ¿Qué es la Metástasis?

La metástasis es el desprendimiento de células tumorales y su viaje hasta generar una nueva tumoración.

Pero hoy sabemos que este proceso no es sólo un proceso mecánico, sino que requiere la participación de varios genes cuya expresión permite que las células tumorales puedan sobrevivir y reproducirse a distancia.

Por ejemplo, para que un cáncer mamario acabe en metástasis de hueso y/u otros tejidos requiere de la activación de 11 genes diferentes, lo cual es difícil que se produzca.

De hecho se considera que el éxito de las metástasis es muy bajo, ya que la célula desprendida habría de viajar y finalmente establecerse en un entorno que no le es en absoluto favorable.

Por suerte, la metástasis es un proceso que no se suele dar ya que requiere que las células cancerígenas superen numerosos puntos de control.

Es decir, no basta con que una célula desprendida de un tumor llegue a otro tejido para formar un nuevo tumor, se tienen que dar muchos condicionantes, que es difícil que se produzcan (por suerte), para crear un nuevo tumor.

En realidad nuestro cuerpo está produciendo constantemente, por error, células potencialmente cancerígenas, y por ello dispone de sistemas y estrategias para eliminar estas células que pueden resultar tan peligrosas.

En 2003 Földi, Föld y Kubik afirmaron que los responsables de producir metástasis son las condiciones del sistema inmune y las propiedades de las células cancerígenas, de modo que ni el drenaje linfático manual ni otro tratamiento mecánico o manual puede producir la propagación de las células cancerígenas.

Lo mismo afirman otros estudios como el de Serra en 1997, Ferrandez, Theys y Bouchet en 2002 y muchos otros.

De hecho, en estos y otros estudios se ha constatado que el drenaje linfático manual no aumenta las metástasis si comparamos pacientes tratados o no tratados con esta técnica.

Es decir, que no aumenta la probabilidad de metástasis, pero tampoco la reduce, en contra de lo que afirman autores como Selose o Viñas, que sugieren que el DLM refuerza el sistema inmunitario.

Eso sí, prácticamente la totalidad de los autores, así como el sentido común, recomiendan el control médico de los tratamientos aplicados a personas que estén padeciendo cáncer.

Es decir, que deberíamos aplicar estos tratamientos siempre con el consentimiento y bajo los dictados de un/a médico/a.

En cuanto a los tratamientos de masaje clásico, basados en amasamientos, fricciones, deslizamientos, etc., la controversia es exactamente la misma, y siempre se ha afirmado que bien por la mera acción mecánica sobre el tumor o bien por provocar un aumento de la circulación sanguínea y linfática, el masaje puede agravar los procesos cancerígenos.

Diversos autores afirman que no es recomendable ejercer presión directamente sobre los tumores, pero difieren en si es recomendable o peligroso el aplicar masaje en zonas cercanas a los tumores (o incluso en zonas alejadas).

Lo Que Sí se Sabe que es Beneficioso

Lo que también afirman es que tanto el drenaje linfático manual como las diversas técnicas de masaje tienen eficacia en reducir el dolor, la ansiedad y los efectos adversos de la quimioterapia.

Además, rebaja las molestias postoperatorias, mejora la adaptación al nuevo esquema corporal postmastectomía, disminuye los edemas postoperatorios, mejora la autoestima, etc.

Conclusión

La mayoría de los estudios que aconsejan no recibir ningún tipo de tratamiento manual, ya sea de drenaje linfático o de otras técnicas, no se apoyan en estudios científicos, mientras que los estudios que dicen que no existen diferencias en la evolución de la enfermedad entre los tratados y los no tratados con estas técnicas sí que tienen una base.

Podemos decir que, en contra de la visión clásica, el aplicar tratamientos de drenaje linfático manual u otras técnicas consideradas terapias naturales o alternativas no agrava la enfermedad ni provoca metástasis, siendo beneficiosos a nivel psicológico y para tratar los efectos secundarios de la misma enfermedad o de su tratamiento.

Conviértete en Masajista Profesional con Quiros

En Escuela Quiros somos especialistas titulados en diversas disciplinas de masaje y quiromasaje, además de en otros numerosos campos de la salud como la nutrición y el fitness.

¿Te interesaría convertirte en masajista?

¿Te gusta ayudar a las personas y ganar dinero haciéndolo?

Pues échale un vistazo a nuestros cómodos Cursos Online y planifica tu propio ritmo de estudio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad

×