El Blog de Quiros

El masaje en el deporte ¿es importante?

28 agosto 2017 | Consejos

El masaje terapéutico no patológico es un campo muy interesante en el trabajo, ya que los masajes correctamente aplicados pueden evitar lesiones, preparar el cuerpo para el entrenamiento, evitar el estrés del sistema nervioso, quitar adherencias y relajar bandas tensas, consiguiendo lo más importante para un deportista: no lesionarse durante los periodos de entrenamiento, con la consiguiente pérdida de ritmo y tempo, o la lesión justo cuando se soporta una mayor carga de trabajo: la semana o semanas antes de la competición, viéndose sometido a la dolorosa recuperación y, en ocasiones, larga rehabilitación fisioterapéutica.

En Quiros, contamos con una larga trayectoria deportiva, y aquí me gustaría destacar la calidad de la formación que ofrecemos, puesto que nuestros apuntes, clases y contenido está abordado única y exclusivamente desde la ciencia: un equipo multidisciplinar de fisioterapeutas, enfermeros. osteópatas, biólogos, psicólogos, quiromasajistas y entrenadores personales con décadas de experiencia son los autores de nuestros contenidos y eso, francamente, es algo de lo que me siento en el plano personal, orgulloso. Junto a este hecho y nuestra experiencia en diferentes disciplinas deportivas al más alto nivel, escomo elegimos cuidadosamente las maniobras, presión, cadencia y ritmo con que deben aplicarse.

 

 

 

Como masajistas deportivos, nuestro trabajo debe ser mantener en el estado óptimo al deportista. No solo alejado de la temida lesión, sino evitarle molestias lógicas y frecuentes tras un duro entrenamiento, conseguir que la musculatura funcione perfectamente y consiga rendir al máximo en su siguiente sesión de entrenamiento o competición.

 

 

¿Cómo conseguimos esto? La atención al deportista debe ser personalizada y adecuada a cada deporte. El deportista debería visitar nuestras instalaciones una media de una vez por semana (a veces dos veces por semana, a veces cada 15 o 20 días, dependiendo de cada caso concreto). Es aquí, en los primeros minutos de la consulta, donde debemos escuchar con atención al deportista, entender qué le duele, no solo la zona o punto concreto, sino el movimiento, el gesto y, por lo tanto, la cadana o cadenas musculares implicadas en ello.

 

 

Una vez sepamos (SABER es el punto disruptivo, no debemos creer jamás, sino saber positivamente qué le duele y la fisiología de la cadena muscular afectada), nuestro trabajo consistirá en aliviar y relajar la musculatura, distender fibras, fascias y músculos, mejorando la circulación y disminuyendo la sobrecarga del sistema nervioso.

 

 

 

 

 

Como consejo, el uso de los estiramoentos (pasivos, isométricos…) serán de gran ayuda, así como emplastes o cataplasmas, consiguiendo mantener al atleta en el mejor estado de salud posible.

 

Tampoco debemos olvida nunca el estudio de la anatomía concreta de cada paciente, teniendo en cuenta los posibles desequilibrios musculares y qué podemos hacer para corregirlos, tema que abordaremos en próximos artículos, así como aconsejar al deportista (runner, ciclista, futnolista, tenista,…) que fortalezca la musculatura, ya sea con deporte específico al aire libre o en el gimnasio, con trx (entrenamiento en suspensión), etc., preparándola así para una práctica segura de su deporte concreto.

 

Como último apunte, el uso de la crioterapia con carácter preventivo (tanto la crioterapia húmeda como seca) puede ayudar al deportista a mantenerse alejado de lalesión y de las posibles molestias derivadas de su activiad deportiva. Sobre el uso del frío y el calor dentro del terreno del masaje, haremos también artículos y vídeos en profundidad en las semanas posteriores.

WhatsAppéanos