El Blog de Quiros

A eliminar la celulitis, que llega el verano!!!….¿con cremas anticelulíticas??

28 agosto 2017 | Consejos

Una pregunta recurrente que nos hacen nuestros alumnos (y sobre todo nuestras alumnas) cuando llegamos al masaje anticelulítico es “¿Y las cremas…hacen algo?”

Muchas ocasiones pienso que es una pregunta que, si nos la hacen, es por el hecho de que ellas mismas han comprobado su eficacia (o ineficacia).

Recuerdo como si fuera ayer (porque creo que por entonces estas dudas también rondaban mi cabeza) a mi profesor de Histología Animal, asignatura de 2º de carrera. Cuando llegamos al tema dedicado a la piel, lo primero que nos dijo fue lo siguiente: “la piel es impermeable, las cremas lo único que hacen es crear una película que hace que la piel no pierda su propia humedad”. Es decir, las cremas hidratan las últimas capas de células de nuestra epidermis, que son células muertas, pero ahí se quedan. Como las últimas capas de células están hidratadas, notamos la piel suave y más turgente.

Esto, claro está, se contrapone con toda la industria cosmética, que no hace más que buscar nuevos componentes que añadir a sus cremas para lograr el efecto deseado, ya sea quitar las arrugas o eliminar la celulitis: células madre (que son simplemente brotes de diferentes vegetales, como la soja, que se añaden a las cremas), ácido hialurónico, oro, perla, caviar, y un largo etcétera.

Pero, si pensamos que en el aire que respiramos hay multitud de microorganismos flotando, y que nuestra piel es la barrera contra la que chocan, de modo que no estamos constantemente padeciendo infecciones, ¿cómo van a entrar en la piel células tan enormes como los fibroblastos, o proteínas tan enormes como el colágeno?

¿Cómo, entonces, puede ser que toda esta multimultimillonaria industria se haya desarrollado, cimentada sobre una base que es falsa? “No puede ser”, pienso yo en ocasiones, “algo podrá entrar”.

En mi camino he encontrado evidencias de lo uno y de lo otro.

Por ejemplo, existe una técnica llamada Electroporación, la cual aplica un campo eléctrico de cierto voltaje que provoca la apertura de unos poros acuosos que presenta la piel, a través de los cuales el intercambio de sustancias es mucho más rápido, permitiendo también la entrada de sustancias más grandes. Esta técnica permite que las sustancias que apliquemos (al mismo tiempo que aplico el cabezal con el voltaje también se aplica una crema) lleguen hasta la hipodermis (capa más profunda de la piel), donde existen ya vasos sanguíneos. Por esta razón, las cremas que se utilizan en la electroporación no pueden portar ni colorantes ni conservantes ni aromas, ya que pueden pasar al torrente sanguíneo y ser tóxicos.

Es decir, si en la electroporación se usan cremas sin conservantes ni colorantes ni aromas, porque pueden llegar hasta la hipodermis, ¿qué pasa con el 99,9% de las cremas, que todas llevan colorantes, aromas y conservantes? ¿Me están diciendo que no penetran ni siquiera hasta la dermis? (la dermis está entre la epidermis y la hipodermis, y también presenta vasos sanguíneos).

Otro ejemplo: en el caso de una crema que llevaba coenzima Q10 en su composición, el anuncio rezaba: “funciona incluso sin masaje”. ¿Eso quiere decir que el resto de cremas no funcionan sin masaje?

Cuando preparaba los apuntes para mis clases, incluso busqué los artículos científicos que portan consigo todas y cada una de las cremas del mercado. En estos artículos se suelen utilizar cultivos de células, sobre las que se añade el principio activo “milagroso”. Y en estos artículos, efectivamente, se ven resultados: las células adiposas eliminan la grasa, que acaba desapareciendo del tejido.

Pero, el problema es que las células adiposas responsables de crear la tan odiada celulitis están en la hipodermis, donde, según parece, no pueden llegar las cremas. Y si no llegan a su destino, no pueden realizar su función.

Estas dudas las expresé en un curso de Dermocosmética. El profesor, que estudió una carrera de ciencias de la Salud, me dijo, no sin titubear un poco, que sí, que en efecto las cremas penetran en la piel. En la composición de las cremas naturales se añaden esencias naturales, cuyos principios activos (que son los que realizan la función que atribuimos a las diferentes esencias), según este profesor, tienen una composición parecida a la de la piel humana, de manera que son miscibles y se pueden “colar” a través de la epidermis y llegar a la dermis e hipodermis.

No he investigado lo suficiente, me falta coger un libro de Biología Celular, investigar más sobre la piel, y buscar artículos científicos sobre la penetración de sustancias en ella.

Iremos informando…pero mientras… ¿qué pensáis vosotr@s? ¿seguís confiando en las cremas anticelulíticas?